Costa Rica - Travels - Español

Soluciones de Viajes especialistas en intinerarios desde 2005

Parque Nacional Braulio Carrillo

 

Se ubica al noreste del Valle Central, sobre la Cordillera Volcánica Central, entre los macizos de los volcanes Poás e Irazú. Incluye los volcanes Barba y Cacho Negro, extendiéndose desde al Alto de la Palma (Moravia) hasta la Estación Biológica la Selva (Sarapiquí). Fue creado mediante la Ley No. 8357-A, del 5 de abril de 1978. Su extensión es de 45.899.2 hectáreas.

 

Este parque está dedicado al Benemérito de la Patria, Lic. Braulio Carrillo, tercer Jefe de Estado de Costa Rica (1835-37 y 1838-42), quien localizó esfuerzos para abrir un camino que comunicara el Valle Central con Matina, en la costa Atlántica.

 

Esta área está ubicada en una de las zonas de topografía más irregular del país. El paisaje está constituido por altas montañas densamente cubiertas de bosques e innumerables ríos. La topografía y la alta precipitación, unos 4.500 mm en promedio por año, dan lugar a la formación de infinidad de cascadas.

 

La vegetación del parque es la de un bosque siempre verde de gran densidad y complejidad florística. El bosque presenta variaciones conforme varían las condiciones ambientales, topografía, drenaje, temperatura, nubosidad y precipitación.

 

El parque presenta gran diversidad de fauna. Destaca la rica avifauna representada en casi 515 especies de aves entre residentes y migratorias. Se observan el rey de los zopilotes, el pájaro sombrilla, el jilguero y el quetzal.

 

Entre las especies de mamíferos sobresalen los monos carablanca, colorado y aullador, la danta, el puma y el jaguar, el saíno, el oso colmenero, la martilla, el cabro de monte, la guatusa y el coyote.

 

El teleférico del bosque lluvioso Unos 5 km, después del puente sobre el Río Sucio en el Parque Nacional Braulio Carrillo, se encuentra la entrada al famosos teleférico, un proyecto del biólogo norteamericano Donald Perry. En un trayecto de 1,7 km. se vuela sobre el dosel del bosque en góndolas abiertas, pudiendo desde las alturas contemplar un espectaculo dificil de olvidar.